Escuela de Danza Árabe

Somos una Escuela de Danzas Árabes con más de diez años de trayectoria con sedes en Caballito y Villa Crespo.

Contamos con más de 50 alumnas distribuídas en cinco niveles, nuestra metodología de trabajo nos permite brindar clases personalizadas a la medida de cada persona y sus necesidades.

Para quienes estén interesados en adquirir otros conocimientos, nuestro programa de estudios ofrece ritmología con derbake, riq y sagats, música, historia de la danza del vientre, anatomía, pedagogía y composición coreográfica.
También ofrecemos otras actividades como meditación, yoga, astrología, masajes, terapias de sanación, registros akáshicos y cursos de movimiento y energía.

Buscamos generar experiencias integrales que nos permitan orientar a cada mujer hacia un mayor conocimiento de sí misma. ¡Esperamos tu consulta!

Danza del Vientre y Sexualidad

El despertar de la energía sexual es un profundo y revelador camino de autoconocimiento.
Aunque no lo sepamos la mayoría de nuestros bloqueos, frustraciones y problemas de autoestima radican en un incorrecto uso o des-uso de nuestra energía sexual.
Si bien desandar los caminos que nos llevaron a crear estas trabas y bloqueos no es sencillo, ni mágico, estamos seguras de que un punto de partida poderoso y fundamental es comenzar a tomar conciencia desde el plano físico de la región de nuestro cuerpo donde habita nuestra potencia.

Existe mucho material escrito sobre los llamados “chakras” o centros energéticos. En esta ocasión me gustaría puntualizar sobre los dos primeros.
El chakra raíz está relacionado con la tierra  y en las mujeres se encuentra en la zona del periné, entre el orificio del ano y el comienzo de la vagina; mientras que en los hombres se ubica entre el ano y el nacimiento del pene. Está relacionado con la fuerza vital y el instinto. A este chakra lo bloquea el miedo.
El chakra sacro está ubicado cinco centímetros por debajo del ombligo y cinco centímetros hacia el interior de la pelvis, esta región es también llamada hara o tan-tiem. Está relacionado con la creatividad, la sexualidad y el entusiasmo. A este chakra lo bloquea la culpa.

Despertar la conciencia en estos chakras es vital para empezar a soltar los bloqueos que allí se alojen.
A través de la danza del vientre empezamos este camino sin saberlo. El solo hecho de tomar conciencia muscular, anatómica, de nuestra pelvis nos conecta con el inicio de este camino.

Para las que se inician en esta danza, suele haber un período inicial en el que las caderas no parecen responder a las órdenes que envía el cerebro o la voluntad. La práctica y la disciplina van haciendo que esta conexión cada vez suceda más fluidamente y el resultado es un inmenso placer. Empezar a habitar esa zona del cuerpo, a “dominarla”, manejarla, tenerla a nuestra disposición es un gran paso en el camino hacia un despertar. El flujo de energía entre la mente y la pelvis comienza a circular más libremente y eso tiene consecuencias directas en el despertar sexual.
La conciencia del cuerpo físico y sutil en la zona de los chakras bajos repercute directamente en la percepción sobre nuestra propia sexualidad.

Es por estas razones que practicar esta danza con regularidad se convierte en una herramienta sumamente rica para destrabar un flujo de energía infinita que todas las mujeres atesoramos en el cuerpo (físico y sutil).
Explorar, descubrir, despertar y aprender a manejar nuestra pelvis y todo el caudal de energía que allí se aloja será un camino de ida hacia una forma de experimentar la sexualidad con mayor placer y conciencia.


Por Lucía Peñaloza
Profesora de Danza del Vientre y Coordianadora en Espacio Nuevo Tiempo
Julio 2014